Los Cupones
Hogar, Tecnología

Cómo usar una flejadora manual



noviembre 1, 2020

Si tu trabajo implica el embalaje o paletizado de mercancías, las flejadoras manuales son una herramienta imprescindible. El flejado facilita la fijación y el asegurado de los bultos durante la carga y descarga y garantiza su integridad durante el transporte, para que llegue al cliente en perfectas condiciones.

¿Quieres descubrir cómo usar una flejadora manual? Te explicamos el proceso paso por paso, repasando sus diferentes tipos y sus usos recomendados.

¿Qué tipo de flejadora necesito?

Antes de explicarte en detalle cómo usar una flejadora manual, es importante tener en cuenta algunas claves básicas, para asegurarte de que cuentas con el equipo más adecuado para la tarea a realizar. En primer lugar, ¿necesitas una flejadora automática o manual? La flejadora automática para palets es una fantástica opción para un uso intensivo, pero también requiere una inversión considerable. Si tu negocio precisa ciclos de menos de 50 flejados por hora, las flejadoras manuales resultan una elección mucho más rentable, con excelentes prestaciones funcionales.

Dentro de las flejadoras manuales, podrás encontrar modelos para flejes de distintos materiales y medidas. Las flejadoras para flejes de plásticos, fabricados en poliéster o polipropileno, son los modelos más populares en la actualidad, sencillas y cómodas de utilizar, eficientes y muy versátiles en cuanto a sus aplicaciones. Si necesitas asegurar cargas pesadas, la flejadora manual para fleje metálico resulta imbatible en cuanto a su resistencia ante la rotura y la tracción. Respecto a sus dimensiones, las flejadoras manuales de 13 mm y las flejadoras manuales de 16 mm , que puedes encontrar en Insemac Tools, figuran entre los modelos más utilizados.

¿Cómo flejar con flejadora manual?

Si tenemos en cuenta el proceso de flejado, podemos distinguir dos categorías básicas de flejadoras manuales: las que utilizan hebillas o grapas metálicas y las flejadoras con soldadura por fricción.

  • ¿Cómo usar una flejadora manual con grapas?

Para comenzar, debemos posicionar el fleje alrededor del bulto e introducir uno de los extremos en la mordaza de la flejadora, bajando la mordaza para fijarlo. Después, introducimos el otro extremo en la ranura de rotación y colocamos el precinto metálico en la ranura inferior de la flejadora manual.

A continuación, accionamos la palanca para tensar el fleje y cuando alcancemos la tensión deseada, liberamos la mordaza y accionamos el corte. De esta forma, conseguiremos un tensado óptimo con un esfuerzo mínimo y los dos extremos del fleje quedarán firmemente unidos por la grapa o hebilla metálica.

  • ¿Cómo usar una flejadora manual con soldadura?

En este caso, el proceso de flejado resulta aún más sencillo. Para un flejado con soldadura, necesitaremos usar una flejadora manual eléctrica o neumática, diseñada para su uso con flejes de poliéster o polipropileno. La herramienta utiliza la vibración para crear calor en los dos extremos del fleje y fundirlos, creando una unión de alta resistencia.

Como ves, la sencillez de uso es una de las grandes ventajas de las flejadoras manuales. Estas máquinas son cómodas, rápidas y no requieren conocimientos técnicos especializados. Una solución perfecta para ahorrar tiempo y optimizar el proceso productivo, con infinidad de aplicaciones en sectores como el embalaje, la logística y el transporte, la construcción, el bricolaje o la automoción, entre otros muchos.

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply